Historia de una portada

Historia de una portada

Publicado en Diario de trabajo rghernanz

“¡Equiliiiibriooooo!”
Juan Sánchez Villa-Lobos Ramírez

¿Qué es la proporción divina o áurea?

La proporción divina es una representación gráfica de la sucesión de números de Fibonacci en forma de espiral. Leonardo Pisano, también conocido como Fibonacci, fue un matemático italiano; uno de sus descubrimientos, entre otros, fue la sucesión de Fibonacci. Esta sucesión matemática posteriormente dio lugar a la representación matemática de la proporción divina, también conocida como áurea.

La proporción divina no fue un descubrimiento de Fibonacci, de hecho se llevaba usando de forma constante desde antiguo. Se usó en la construcción de las pirámides egipcias, pasando a Grecia, Roma y el arte y arquitectura medievales y de ahí al Renacimiento Italiano. Incluso se han encontrado ejemplos de su uso en antiguas cerámicas de nativos americanos.

Y es que en este mundo, y sobre todo en la matemática, lo que se hace no es inventar, sino descubrir.

 

¿Y todo esto qué tiene que ver con el equilibrio de una ilustración?

Como explican (mucho mejor) en el siguiente artículo, la sucesión de Fibonacci tiene una representación en forma de espiral que se encuentra en muchos elementos de la naturaleza; la más reconocible es la de las conchas marinas, pero se encuentra presente también en el crecimiento de las plantas y sus hojas.

Esta espiral se suele representar de la siguiente manera; aunque su orientación se puede variar, en horizontal o vertical:

 

imagen1

 

¿Y qué tiene todo esto que ver con la composición de una imagen?

Pues tiene que ver todo o nada, según la importancia que le des al equilibrio.

Para que una imagen resulte atractiva al espectador, debe estar equilibrada, esto es, que sus elementos tengan una función clara: unos u otros resaltarán en función de este uso.

Existen varias formas de equilibrar una imagen; la más fácil y común consiste en utilizar la simetría a la hora de componer los diferentes elementos de una imagen. Este método de composición tiene el inconveniente de que no destaca ningún elemento y resulta en un equilibrio artificial. En mi caso particular, solamente lo utilizo en algunas ocasiones en las que la arquitectura es el elemento predominante, ya que equilibra tal como lo hace un arquitecto en sus diseños. Pero esta forma de equilibrar es rígida y estática y solo debe usarse cuando se busca ese efecto.

Si se quiere jugar con la atención del observador, se deben manejar otras reglas y ahí es donde entra la proporción divina o áurea. La espiral que representa no solo tiene la ventaja de ser un elemento orgánico frente a la artificialidad de la simetría: la espiral áurea juega con la atención del observador, dirigiendo su mirada de los elementos más exteriores de la espiral a los elementos interiores.

Aquí podéis ver un ejemplo del uso de la proporción divina en el famoso cuadro de Leonardo da Vinci, la Mona Lisa.

 

imagen2

 

¿Y todo este rollo para qué?

Todo lo anterior es para poner en contexto las decisiones tomadas en la creación de la portada de Ciudad Cero, donde se ha buscado conscientemente esa proporción para acompañar la atención del observador desde el fondo de la ilustración hacia la habitación, pasando a la figura masculina en segundo plano y acercándose a la figura femenina yacente en la cama.

 

imagen3

 

Pero se ha ido un paso mas allá. También se ha buscado romper ese equilibrio con algunos elementos que descoloquen al espectador, que causen un cierto desasosiego. Entre estos elementos tenemos las tablillas de la persiana, las cuales se han colocado rompiendo la horizontalidad, descolgando las últimas para dar más realismo y romper un poco el equilibrio antes mencionado.

También tenemos a la figura masculina, mirando a un punto indeterminado de la habitación, en dirección contraria a donde se encuentra el centro de atención en la cama.

Y por último tenemos a la figura femenina. ¿Duerme? Si es así. ¿Cual es su relación con el otro protagonista de la historia? Y, si no duerme, ¿qué ha ocurrido en la escena? Tendréis que leerlo en la aventura.

Los elementos de fondo también cumplen su función, que en esta ocasión consiste en poner en contexto la aventura, el ambiente y en menor medida la época. El edificio elegido para la imagen es el Holland Tunnel Ventilation Building, diseñado por el arquitecto Erling Owre, y es un reflejo de esos edificios de principios de siglo que encajan perfectamente con la ambientación de nuestra aventura. El edificio se muestra apagado de color, en la distancia, con una neblina que impide ver todos los detalles, en un intento de lograr esos ambientes del cine negro de los años 30 y 40, en el que la niebla, el vapor de las alcantarillas y el humo de los cigarrillos se mostraba omnipresente durante toda la historia.

Finalmente, con todos estos elementos conjuntados, conseguimos una ilustración que, además de cumplir la función estética, cuenta una pequeña historia en sí misma. Una historia que se desvela cuando se lee la aventura, pero que da alas a la imaginación del espectador, antes incluso de que empiece a disfrutar de la partida, para que componga su propia historia, su propia teoría de lo que va a ocurrir.

En Proyecto Arcadia nos interesan mucho las historias y, sobre todo, la forma de contarlas.